La Directora General expresa su tristeza por la muerte del escritor martiniqués Édouard Glissant – INC

La Directora General expresa su tristeza por la muerte del escritor martiniqués Édouard Glissant

París, 4 de febrero – La Directora General de la UNESCO, Irina Bokova, expresó “su profunda tristeza” por la muerte del escritor, poeta y ensayista martiniqués Édouard Glissant, que falleció el 3 de febrero en París a los 82 años.

“No sólo se ha extinguido una figura importante de la literatura antillana, sino también un escritor comprometido. La copiosa obra que nos ha legado constituye un homenaje al mestizaje y a la idea de ‘criollización’ por la que tanto afecto sentía. Nuestra Organización se enorgullece de haberlo contado entre sus colaboradores, ya que dirigió la revista El Correo de la UNESCO desde 1982 hasta 1988”.

La UNESCO rinde hoy homenaje a su colega Édouard Glissant, paladín de la mundialización con rostro humano: la “mundialidad”.

“El mestizaje [en el Caribe] no supone en modo alguno una aceptación pasiva de los valores impuestos”, afirmaba este eminente escritor en un artículo titulado “Una cultura criolla”, publicado en 1981 en El Correo de la UNESCO. “El Caribe aparece […] como un lugar ejemplar de la Relación, en el que naciones y comunidades, cada una con su originalidad, comparten sin embargo un mismo devenir”, estimaba este pensador de lo universal a quien debemos el concepto “Todo-Mundo”, con el que tituló una de sus novelas publicada en 1993. Al considerar el mestizaje como un encuentro de diferencias y no como una mera mezcla de culturas, Glissant contribuyó a forjar la noción de diversidad cultural constantemente defendida par la UNESCO.

Pocos meses después de asumir la jefatura de la redacción del Correo de la UNESCO, en noviembre de 1982, Édouard Glissant publicó un número que llevaba por título “Guerra a la guerra: la palabra a los poetas”, en el que colaboraron eminentes escritores de todo el mundo, como Adonis, Ginsberg, Labou Tan’si y Voznesensky, por no mencionar sino unos pocos. Después vinieron otros números con títulos tan significativos como “Teatros del Mundo”, “Civilizaciones del Mar”, “Artes de América Latina”, “Historia del Universo”, etc. La “mundialidad” del Correo de la UNESCO se afirmó así para servir de foro abierto a los debates intelectuales entablados a nivel internacional. Esa fue la “firma indeleble” que Édouard Glissant estampó en las páginas de la revista.

En 2006, Édouard Glissant participó en las celebraciones del quincuagésimo aniversario del Primer Congreso Internacional de Escritores y Artistas Negros, organizadas con la colaboración de la UNESCO. Por ese entonces la edad ya había surcado su rostro con profundas huellas, pero dejando intacto el fogoso espíritu de aquel joven que en 1956, a sus 28 años, se sumó al grupo de intelectuales negros para reivindicar orgullosamente su condición criolla.

Nacido en 1928 en Sainte-Marie (Martinica), Édouard Glissant fue discípulo de Aimé Césaire en el Liceo Schoelcher de Fort-de-France y, siendo muy joven, participó activamente en la lucha contra el colonialismo, pronunciándose en favor de la independencia de Argelia. A lo largo de sus obras, desde Un campo de islas (1953) y La Tierra inquieta (1954) hasta el vasto poema Las Indias (1956), se hizo eco de la opresión que padecía el pueblo antillano. Sus novelas, como El lagarto (1958) o Malemort (1975), evocan la imagen de un pueblo atormentado por una dolorosa historia que busca su identidad.

****

Una cultura criolla. Por Edouard Glissant- El Correo de la UNESCO, diciembre de 1982
http://unesdoc.unesco.org/images/0007/000747/074754so.pdf#47853

Guerra a la guerra: Poetas del mundo en la UNESCO, noviembre de 1982
http://unesdoc.unesco.org/images/0007/000747/074796so.pdf#50942

Leave a Comment!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *