El Teatro: La palabra y su “poeticidad”, Harold Agurto, Premio Nacional de Dramaturgia 2008 – INC

El Teatro: La palabra y su “poeticidad”, Harold Agurto, Premio Nacional de Dramaturgia 2008

May 22, 2009 by INC_admin Category: Últimas 0 comments
INC

Luis Harold Agurto Chávez, (Managua, Nicaragua 1966). Actor egresado de la Escuela Nacional de Teatro “Pilar Aguirre”, Dramaturgo. Premio Nacional de Dramaturgia 2006 y Premio Nacional de Dramaturgia 2008. Es miembro de la Red de Promotores del Teatro; miembro de la Red Centroamericana de Autores Teatrales. Miembro De La Junta Directiva de la Red de Teatristas de Nicaragua. Actualmente es profesor de Literatura y Catedrático de la Universidad Católica, UNICA.

Se ha destacada como uno de los jóvenes con mayor proyección en los últimos tiempos en el teatro nicaragüense, en opinión del Maestro Salomón Alarcón Lindo, agregando que Agurto reúne condiciones de buen actor, como escritor de teatro y ha incursionado en la dirección escénica con aceptable suceso.

¿Cómo incursionas en el teatro?

Fue hace 18 años cuando entré a la Escuela Nacional de Teatro “Pilar Aguirre” recién había terminado la guerra y me encontraba en una etapa lleno de muchas dudas y sin saber que hacer con mi vida.

¿Actuar o escribir?

Es curioso por que una situación me llevó a la otra, en el SMP llegó una brigada cultural a Jalapa, en Nueva Segovia. Recuerdo que eran los muchachos del Nixtayolero. Conversando con ellos me di cuenta que existía la Escuela Nacional de Teatro, una vez que fui desmovilizado entré  a estudiar Teatro, y poco después descubrí el mundo maravilloso de la Dramaturgia.

Has recibido muchos talleres de dramaturgia a nivel nacional e internacional. Tengo entendido que tu formación es “sanchisiana”…

Haber sido uno de los muchos discípulos del dramaturgo español José Sanchís Sinisterra me hizo ver la dramaturgia de otra manera y explorar la palabra y su poeticidad, más que preocuparme por la línea de acción ininterrumpida. Sin duda Sinisterra es un genio de la no estructura.

¿A qué te referís con la palabra y la “poeticidad”?

Antes escribía siguiendo las normas Aristotélicas, ahora puedo tomarme cierta licencia con propiedad, no contar nada y que la obra aún se sostenga por su poeticidad y opacidad.

Hablando de narrativa ¿el dramaturgo siempre tiene  que comunicar algo?

Si, pero ahí viene el quid del asunto; el cómo lo cuento, lo digo o lo planteo y eso es precisamente lo que hace la Dramaturgia Contemporánea. Comunicar que no somos magos, que estamos tan jodidos como el espectador, es decirles que lo entiendan con nuestro arte, que no esperen soluciones.
 
Con frecuencia he escuchado que la dramaturgia contemporánea es enmarañada; el espectador sale más confundido que como entró. ¿Es esta una afirmación cierta?

Todo cambio crea incomodidad, pero es un reto que se tiene que correr, poco a poco el espectador irá saboreando las nuevas tendencias. Eso radica en que la dramaturgia tradicional acostumbró al espectador a ver un conflicto, resolverlo y al final dar premios a los buenos y castigar a los malos muy malos.

Si escribís teatro planteando situaciones y no soluciones ¿cuál es el propósito de tu quehacer teatral?
 
Siempre le digo al espectador que sean capaces de vivir vicariamente, sin preocuparse de cómo acabará la obra. La mayoría de mis obras tienen un final tramposo, el espectador se da cuenta más tarde que pudo terminar de otra manera o que simplemente es una historia de nunca acabar. Todo esto por que los personajes y las situaciones no son una ecuación con un resultado único.


Ahora que mencionas “final tramposo” me he dado cuenta de cierta relación en algunas de tus obras. Siempre aparece un árbol de almendras o por lo menos es mencionado en la extra escena. De igual manera una ventana ya sea abierta o cerrada y parejas abordando la soledad y la incomunicación. Sucede como en los cuentos de Márquez en que los personajes atemporales aparecen como de la chistera de un mago. ¿Puede ser tomado esto como una trampa?

No lo sé. Quizá el subconsciente me juega un dejavú o los personajes se niegan a dormir por que sienten que no lo han dicho todo y por eso aparecen como entrometidos, opinando, o a veces solo cruzando la escena con el árbol de almendras y la ventana, ya me había percatado y te confieso que no lo hago a propósito, pero no sé por qué siento que tienen que estar en una u otra obra. ¿Nunca has experimentado la necesidad de comer “algo”? y no sabés con certeza que es ese “Algo” Bueno; me pasa con la ventana y el almendro.

¿Que significa para vos haber ganado dos veces consecutivas el Premio Nacional de Dramaturgia?

Compromiso, mayor dedicación y cuidado sobre lo que escribo.

¿Vives del teatro o para el teatro?

Esa es la pregunta con la que nos acostamos y nos levantamos todos los días. A veces la primera y casi siempre la segunda.

Siento soledad y dureza en tu respuesta

El Teatro es una profesión de colectividad, de juntarse varios para crear un resultado satisfactorio. En cambio la dramaturgia es un acto de soledad, es una comunión  con uno mismo. En lo particular, cuando escribo tengo que alejarme de los amigos, de la familia. No quiero decir con esto que me voy a mi casa del mar, o a las montañas por que  nada de esto tengo, sino que me cambia hasta el carácter y me vuelvo poco comunicativo.

¿Cuántas obras has escrito hasta ahora?

Alrededor de unas veinte y dos.

¿Cuantas han sido puestas en escena?

Algunas, quizá la mitad de ellas. En Costa Rica, están montándome un monólogo que se llama “Gases del Oficio”. El grupo SPONTESUA, montó la Obra Ganadora “Inminencia”con la que viajará al Festival de Teatro en Ecuador, mi grupo de Teatro estrenó el escarabajo y  así varias de ellas que he dirigido. Actualmente la universidad UPOLI, estrenó mi obra: Salgamos una vez más a escena, que escribí hace dieciséis años. La universidad católica me pidió que le adaptara el cuento de la vendedora de cerillas, de Anderssen, para cerrar el año con una actividad navideña. Y quizá otras que ahora no preciso muy bien, pero que sin duda, busco en los archivos, encontraré más.

¿La obra “Mírame a los ojos” será puesta en escena?

Si, la Escuela de Teatro va a montarla, pero esta vez el director Erasmo Alizaga se va a encargar del montaje. Va hacer una muy buena experiencia dada la calidad que el nombre Erasmo representa en el gremio teatral. De alguna manera se ha convertido en una exclusividad, escribo para que él dirija mis obras.

¿Alguna obra en mente que esté trabajando?

 El dramaturgo siempre tiene una obra o varias que no ha logrado concluir, aun que termine otras siempre se van quedando otras atrás. En lo particular existen dos que son como mis dolores de cabeza por que pasa el tiempo y no logro terminarlas. Como sabrás no es una cuestión de apresurarse, ellas se van a concluir cuando tengan que concluirse.

¿Algún consejo para los escritores jóvenes?

Escriban, escriban, escriban y sigan escribiendo… y  lean.

Leave a Comment!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *